Partes del Jamón Ibérico

En este post, queremos describiros las diferentes partes del jamón ibérico:

 

1. Caña: es la zona más próxima a la pezuña y también la más estrecha. A la hora de distinguir entre un jamón ibérico y un serrano la mejor forma de hacerlo a simple vista es fijándose en esta parte; si es muy delgada y estilizada la pierna será ibérica. La carne de la caña es muy fibrosa, se suelen cortar los tacos para tapas o realizar gustosos guisos.

2. Codillo o jarrete: es la carne que se encuentra entre la caña y la maza, es una carne más dura  y más jugosa, aromática y gustosa, se suele cortar en tacos para tapas o guisos.

3. Maza: es la parte del jamón donde más carne hay y está más tierna que la de otras zonas. De ella se extrae la mayor cantidad de lonchas. Es la parte más tierna del jamón, es muy jugosa y sabrosa.

4. Contra o contramaza: es la situada justo debajo y ocurre lo mismo que en el caso anterior. Esta zona está más curada que la maza. Su corte es más dificultoso, dando como resultado lonchas más pequeñas.

5. Babilla: es la parte de la pieza que está en el lado opuesto a la maza y, como tiene menos carne y esta está más cercana al hueso, se cura antes. Es una zona menos jugosa, presenta aromas más sutiles.

6. Punta: como su propio nombre indica, está situada al final del jamón, justo en el lado contrario a la pezuña. Es una zona sabrosa por su alto contenido en infiltraciones de grasa, aunque por lo común suele estar algo salada.

Posts Relacionados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0